¿Cuál fue el primer juego de mesa de la historia?

El primer juego de mesa de la historia se llama Senet y lo jugaban los antiguos egipcios. Se cree que se inventó alrededor del año 3000 a.C., y se jugó durante más de 5.000 años antes de ser sustituido por el backgammon.

Senet

EWA Eco-Wood-Art - Juego: UR Y SENET - Rompecabezas mecánico 3D de Madera - Rompecabezas para Adultos y Adolescentes - Montaje sin Pegamento- 237 Piezas

44,23  disponible
Amazon.es
as of diciembre 1, 2022 7:56 am

El Senet es un juego para dos o cuatro jugadores que consiste en el movimiento de piezas a lo largo de una pista marcada con casillas y que termina con un aterrizaje seguro en un espacio final, el exterior del tablero está decorado con escenas de la mitología egipcia, como la diosa Isis y su marido Osiris, y se cree que se originó alrededor del año 3000 a.C. donde  lo jugaban tanto hombres como mujeres.

El juego se desarrolla en un tablero rectangular con treinta y seis casillas en cada lado, sobre el que as piezas son de madera y tienen forma de pirámides de cuatro lados con la parte superior plana, donde el objetivo es que las piezas de un jugador lleguen al otro lado del tablero antes de que el otro jugador pueda mover sus piezas de un extremo al otro del tablero.

Fue descubierto por arqueólogos y aún no se conocen las reglas exactas del juego, pero es posible que los jugadores intentaran mover sus piezas lo más lejos posible hacia abajo en un lado y luego hacia arriba en el otro, o que intentaran mantener su pieza encima de la pieza de su oponente durante el mayor tiempo posible, siempre y cuando movieran solo una ficha por turno.

Cada jugador contaba con  cinco piezas: cuatro peones y un pájaro: Los peones representan a los plebeyos, que se mueven una casilla a la vez en cualquier dirección; el pájaro representa a la realeza, que se mueve en diagonal hacia adelante dos espacios o hacia atrás un espacio; y, por último, hay una lápida que se puede mover en cualquier dirección pero sólo una vez por turno.

El juego se juega con dos conjuntos de siete conchas de cauri que cada jugador agita al principio de cada turno para determinar cuántos espacios moverá su pieza o peones hacia adelante o hacia atrás en el tablero antes de caer en otro conjunto de conchas que determina si toma otro turno o se lo pasa a otro, muy similar al tipo de juego que ofrece un tablero de ajedrez, con la diferencia de que en el Senet no puedes capturar tus propias piezas, sino que éstas se retiran del tablero cuando son alcanzadas por una pieza del adversario.

Sin embargo, si un jugador tenía en partida dos de sus fichas avanzando juntas  (ya sea vertical u horizontalmente), se protegen mutuamente y no pueden ser capturadas por otro jugador.

Además, se cree que el juego se utilizaba con fines adivinatorios y religiosos: lo jugaban regularmente tanto la realeza como los sacerdotes, que consultaban los resultados de sus partidas para intentar adivinar la voluntad de los dioses. Asimismo otra creencia popular de las personas de esa época era que este tablero representaba las 12 puertas por las que tenía pasar una persona al morir, y era una manera de distribuir su tiempo sabiamente y prepararse de antemano a la llegada de este particular momento antes de su próxima reencarnación.

En resumidas palabras, se trató de un juego muy popular dentro de la cultura egipcia por lo que era algo muy común representarlo en pinturas o tallas en las paredes de las tumbas como un rito propio para finiquitar su derecho a pasar los obstáculos que depare el plano espiritual del mas allá.

Deja un comentario